Fanáticos del Anime

En TODO OTAKUS se discute sobre los temas que son de tu interés, por ejemplo: mangas, anime, discuciones, novedades, etc.
 
ÍndiceFAQBuscarRegistrarseMiembrosConectarse

Comparte | 
 

 TAKUxKAI

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 

Te gustó?
Si
100%
 100% [ 1 ]
No
0%
 0% [ 0 ]
Votos Totales : 1
 

AutorMensaje
*Megu_chan*
Sakka Deshi
Sakka Deshi
avatar

Cantidad de envíos : 161
Edad : 25
Localización : Bs.As, Argentina
Fecha de inscripción : 02/11/2007

MensajeTema: TAKUxKAI   Dom Ene 27, 2008 8:48 pm

Capítulo I: Vida feliz

Estaba sentado descansando pronto tendrían el concierto, aun continuaban en la gira presentando sus últimos singles tales como Kakusei Heroism y Ryuusei Rocket. Era un simple adolescente que saltó al estrellato al ser electo para que ingresara a la banda del momento, con sus diecinueve años de edad se convirtió en el guitarrista del grupo. Su rostro bonito pronto cautivo a muchas adolescentes, y un montón de fanáticos tratando de imitarlo, él fue el gran aporte del grupo. La emoción no faltaba en su vida, aún así muy dentro de sí sentía un vacío, que pronto estaría por se llenado. Su euforia, su ilusión y sus sueños estaban todos puestos en el escenario tratando de no equivocarse en los acordes, que ya tan aprendidos tenía. Y aunque la mira casi siempre estaba puesta en Miku, nunca faltaban aquellas que estuvieran locas por él. Su fans club nunca faltaba a un concierto. Lo que lo ponía realmente contento. En cuanto este terminó, ansiaba que comenzara el próximo, sus anhelos estaban todos puestos allí. Pero debía esperar hasta el mañana. A él le gustaba caminar y dar algunas vueltas por las calles pero ello se le hacía imposible, entonces solo podía permanecer sentado en el hall del hotel. Pronto Kanon lo llamó para ensayar.
- ¡Ya iré!-grito el guitarrista-.
- Ven pronto, ¡no te pases!
Andando por las nubes como solía estar, vagando en sus sueños, mientras recostado en uno de los puff mientras se miraba las manos, hasta que algo lo golpeo muy suavemente, era un muñeco, ya se imaginaran cual.
- ¿Qué...? - Susurró Takuya mientras giraba su mirada para ver quien había cometido aquella aberración en su contra-.
- ¡Deja de soñar! ¡Te estamos esperando! - dijo Miku-.
Taku se puso de pie y lo siguió sin decir una palabra. Agarró su guitarra y comenzó su ensayo, aún a pesar de estar tocando, sus pensamientos estaban en las nubes, metido muy dentro de si. Pronto sus compañeros habían dejado de ensayar, pero él que seguía perdido, permanecía tocando. Su mirada extraviada lo delataba.
Pronto cayó en noción.
-¿Ahh…?- dijo el más joven-.
- Oye Takuya, presta atención- dijo Yuuki mientras pasaba su mano una y otra vez por su rostro, tratando de que prestara atención-.
- Ya… ¿Puedes decirnos que te ocurre?, haz estado muy extraño últimamente- comentó Teruki desde su batería-.
-No, nada, es que solo estaba pensando en las notas, para no desatinarle a ninguna y se me pasaron, no me di cuenta de que habían dejado de tocar, perdón, no volverá a ocurrir.- disculpándose-.
- ¡Nyyyyapy, Takuuuya!, Solo procura que no te pase eso en el concierto de esta noche, o te volveré a arrojar a mi querido Donald.- abrazando muy tiernamente su muñeco, pero haciéndole burla a su compañero (¬.¬)-.
- Bueno, ¡ya es suficiente, dejen de jugar, debemos ensayar! –grito Kanon, a quien le aburría mirarlos, ya estaba impaciente por seguir ensayando, entre todos él era el más maduro-.
Entonces volvieron a ensayar, lo hicieron hasta la tardecita, luego se dieron un receso para comer y divertirse un rato. Luego de almorzar, el joven guitarrista volvió al hall, y se sentó en el mismo lugar, a comer frutas, mientras miraba a la nada, sus meditaciones y raciocinios estaban puestos en descubrir que era aquello que necesitaba para rellenar aquel vacío, a lo mejor era la melancolía, no eso no podía ser, estaba seguro que eso no era posible y que era otra cosa.
- Sigues en tu mundo… ahhsss…, se de algo que te va a animar- dijo su compañero y amigo-.
-Cuak, cuak, Takuya, anímate, y vamos a divertirnos, cuak, cuak- simulando ser la voz del muñeco pato-.
Su rostro dibujó una sonrisa.
- No te preocupes, supongo que es cansancio, y ya, deja ese muñeco –regañando a Miku en broma-.
- Nnm, eres un amargado
Miku a quien le agradaba molestar a Takuya puesto que era el más chiquito, se daba la vuelta como si no le importara lo que él le dijese.
- Y levántate ya de ese puff que tenemos que ir a maquillarnos y prepararnos para el concierto.
Takuya seguía en el puff, sin hacerse problema, hasta que Kanon lo apuró. Entonces se puso de pie y lo siguió.
- ¿Sabes donde está Yuuki?- le pregunto Kanon mientras caminaban-.
- No, no lo he visto en toda la tarde.
- Ese muchacho no está en sus cabales.
- Es muy extravagante, ¿no crees?
- Más que extravagante, es ridículo.
- Ja!, ja!, ja! - Yuuki muy sarcástico, que recién aparecía-.
- ¡Al fin apareces!, se nos hace tarde.-regañaba Kanon a Yuuki-.
- Y vos niño, deja de decir que mi estilo es extravagante, por lo menos es más lindo que el tuyo.- dirigiéndose a Takuya-.
Los tres se reían en el camino.
Ya en el vestuario, estaba él sentado en el sillón esperando que lo llamaran para salir en escena cuando una vocecita muy dulce y finita se dirijo a él.
- ¿Nyappy? ¿Qué es eso?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/megumi_15_kami
*Megu_chan*
Sakka Deshi
Sakka Deshi
avatar

Cantidad de envíos : 161
Edad : 25
Localización : Bs.As, Argentina
Fecha de inscripción : 02/11/2007

MensajeTema: Capítulo II   Dom Ene 27, 2008 8:55 pm

Capítulo II: Solo una más.

Su nombre era Kairi era fanática de An Cafe, pero había en ese grupo alguien quien le llamaba más la atención, ese era Takuya, con su rostro bonito, y su sonrisa más que animadora, ella tenía un amor platónico por él, quizás hasta verdadero. Era una joven muy tranquila pero su fanatismo por él podría llevarla a realizar cualquier locura. Sin embargo era una más del montón.
Un día un rumor le llegó, la fuente no era confiable, pero tan solo esas palabras le trajeron felicidad, al parecer uno de los próximos destinos de la gira había sido cambiado, el nuevo destino era la capital, su ciudad, la emoción la había atrapado, había llegado el momento de conocer a su ídolo, quien se hubiese imaginado entonces que ella estaba apunto de completar su sueño.
Comenzó a averiguar si aquel comentario que había escuchado por boca de una niña en el colegio era verdad, todavía no había encontrado nada, hasta que por fin halló el rumor en una página amarillista, su desilusión era grande, los periodistas de ese rubro siempre tienden a exagerar todo, y deformar las realidades, no se le podía creer toda esa sarta de mentiras, ni siquiera la información de la nota estaba bien, por tanto aquel que la había escrito no tenía idea de la banda, más que era popular.
Estaba mirando la televisión, nada importante había en ella, cuando cambiando los canales una nota le intereso, los miembros del grupo estaban invitados al programa, la nota duró unos veinte minutos, su alegría estalló cuando Miku, el cantante, anunció los próximos destinos, Kairi no despegaba la vista del aparato, casi se cae de conmoción al escuchar que en ellos estaba su ciudad, nunca le había fascinado tanto vivir en la capital, pero ahora estaba completamente satisfecha.
Luego de cenar, fue a su cuarto, no paraba de observar todos esos postres, muñecos y de escuchar sus CDS. Por fin iba a conocerlo.
Agarró entonces su computadora, compró su entrada anticipada por Internet, ya estaba preparando todo aunque faltaban todavía un poco más de un mes.
El tiempo pasó muy lento, parecía interminable, cada hora que transcurría se hacía infinita. Aún así solo faltaban unos días.
Ella paseaba por la calle con su camiseta favorita, era de color negro con las mangas a rayas intercalando el mismo con rayas blancas. En el frente tenía algunos detalles en forma de circulitos en rojo, a la izquierda, más o menos cerca del corazón tenía puesto un pin con la foto de Takuya. Era muy difícil no imaginar que le gustaba el guitarrista. Pasó a comer un helado que quedaba en la esquina de un hotel muy caro en el centro, justamente donde se hospedarían los miembros del grupo. No podía dejar de mirar ese edificio.
Ya de vuelta en su casa cenó, y habló un rato con su madre, quien prometió luego ayudarla a peinar esa larga cabellera negra y ondulada. Luego de ello estaba otra vez en su cuarto descansando, y soñando con su amado platónico Takuya.
Al día siguiente, en la escuela no podía dejar de tocar el tema entre sus amigas, a quienes tenía medias cansadas, pero como la querían mucho la soportaban de algún modo. Estaba aburrida, así que fue a comprar algo para comer cuando vio que una niña tenía puesto un pin de la banda, no le importó nada, se acercó a ella, y le habló, esa muchacha estaba feliz también por encontrar a otra cafekka que iría a su concierto. Hablaron un rato, era una niña muy simpática, pero luego de ese día no se volvieron a cruzar nunca más, a lo mejor por obra del destino. Era extraño, pero esa niña había desaparecido.
Unos días antes del mismo, fue de compras, no había nada que le agradara, la ropa se la termino comprando su prima quien adivinando lo que iba a ocurrir le preparó aquel regalo. Le quedaba perfecto, era justamente su estilo, ni ella habría podido encontrar algo que le gustara más que eso.
A la mañana siguiente se levantó muy temprano, en esa madrugada llegaría la banda y tenía que apartar lugar, pero cuando llegó notó que muchos fanáticos ya habían analizado esa posibilidad y ya estaban los mejores lugares para ver a la banda entrar al hotel, aún así se escabulló por ahí, luchó mucho por el lugar y se fue haciendo chiquita para poder entrar en algún huequito aunque estaba más cerca, digamos que casi no se veía nada, pronto comenzaron a gritar, eso indicaba que la banda había llegado, pero su decepción fue grande cuando no bajaron de su gran auto negro para saludar siquiera a los fanáticos. Pero eso no podía decaerla, ya los conocería en el recital.
En su casa, estaba todo preparado para el almuerzo, pero no quiso comer, no por la desilusión sino por las ansias, pasó el resto de la tarde en su cuarto, ya había faltado a la escuela, y no tenía que hacer. Entonces se dispuso a dormir cuando una vocecita muy tiernamente la interrumpió.
- ¿Quién es Takuya?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/megumi_15_kami
*Megu_chan*
Sakka Deshi
Sakka Deshi
avatar

Cantidad de envíos : 161
Edad : 25
Localización : Bs.As, Argentina
Fecha de inscripción : 02/11/2007

MensajeTema: Capítulo III   Dom Ene 27, 2008 8:56 pm

Capítulo III: Ángeles caídos

Eran dos extraños seres, pequeños bonitos, tiernos y curiosos, eran una niña y un niño, ella se llamaba Maeri y él se llamaba Sakoru. Ambos jugaban volando por la tierra hasta que un día se perdieron.
- ¡Vamos Maeri alcánzame! -gritó Sakoru mientras jugaban antes de separarse y no volverse a ver-.
- ¡Espérame!
- Eres muy lenta
- Si fueras considerado me dejarías ganar
- ni lo sueñes, jamás perderé
- Si lo harás
- Inténtalo
- Eso haré
- No mientas, se van a enojar contigo, debes ser buena - paró un momento el vuelo mientras Maeri seguía volando en dirección a él.
- Pero… pero yo no estoy mintiendo, porque acabas de perder. - Mientras tocaba el hombro de su hermano-.
- Ah… esto es aburrido ¿Por qué nos han enviado a la tierra?
- No lo sé pero recuerdo que dijo que debíamos averiguar nuestra misión y hacerla
- ¿Y cómo se supone que lo haremos?
- No lo sé, debimos preguntar antes de irnos
- ¿Por qué no lo hiciste?
- Porque saliste corriendo cuando él nos dijo que podríamos bajar a la tierra.
- ¿qué es lo que tendrá en mente Kami-sama para nosotros?
- No lo sé, aún así no podemos volver
- ¡que aburridoooahhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!
- ¡Sakoru!- gritó Maeri mientras veía a su hermano que se había enganchado con las garras de un ave que pasaba
Entonces ella lo siguió pero no logró encontrarlo. Ante aquella frustración, triste, perdida y mojada por la densa lluvia que había despertado, decidió meterse por una ventanita que había quedado abierta en una de los edificios de la zona. Era un cuarto muy grande de color amarillo opaco, había un gran espejo sobre una mesa muy larga en la cual había unos frasquitos de plástico que tenían algo raro de color blanco, otros que había tenían una especie de polvo de colores y varias sillas, en una de ellas estaba sentado un joven. Se acercó a él, lo miró a los ojos, leyó sus pensamientos y sentimientos.
- ¿Nyappy? ¿Qué es eso? -dijo Maeri-.
- ¿Queeé….queeé? ¿Quién o que cosa eres?
- Perdón, no quise asustarte – llorisqueando-.
- No, no llores, pero… ¿Qué haces aquí?
- Me llamo Maeri y soy un ángel, él me envió junto a mi hermano para que descubriéramos nuestra misión y también la realizáramos pero mientras jugábamos en los cielos, Sakoru se enganchó con la garra de un pájaro, lo seguí pero no pude encontrarlo y me perdí.
- ¿Sakoru es tu hermano? y ¿Quién los envió a la tierra?
- Si, Sakoru es mi hermano gemelo, pero no puedo decirte quien nos envió porque es secreto.
- Entiendo, mi nombre es Takuya, pero no creo poder hacer nada por ti pequeño ángel.
- Pero yo creo que si puedes porque tú tienes un alma pura, solo las personas de alma pura pueden verme.
-¿Y por qué crees que puedo hacer algo por ti?
- No lo sé, sólo prométeme que me ayudarás ¿si?
- Sólo dime como puedo ayudarte y veré que puedo hacer.
- ¡¡Gracias!! Eres muy bueno, tienes que ayudarme a encontrar a mi hermano.
- ¿Y como haré eso?
- No sé, pero no puedes negarte, prometiste ayudarme
- Si pero…
- Ya sé, hagamos un trato ¿si?
- ¿Qué clase de trato?
- Si me ayudas a encontrar a mi hermano, te prometo que cuando ya no vivas tú entraras en el paraíso y mandaré a alguien que tú quieras al infierno, además todas las maldades que hayas hecho o hagas serán borradas de la memoria del mundo. (XD)
- Está bien, pero promete que si no quiero enviar a nadie al infierno no lo harás
- De acuerdo
- Dime ¿Cómo sabrás a que persona enviar al infierno?
- Tú lo dirás, a la última persona que le digas “Te vas a ir al infierno” o “Veté con el demonio” o la condenes a las tinieblas, será la señalada
- Pero eso aquí es un insulto muy común
- Mmn, entonces trata de no decirlo a las personas que quieres y ya, igualmente tienes el corazón muy noble y no creo que lo hagas
- Maeri… ¿puedes…?
- Taku ¿Qué haces hablando solo? -dijo Teruki-.
- Ehh… ¿No la ves?
- ¿A quién?
- No importa ¿que pasa?
- Ya vamos a tocar, ven por favor.
- sí -le dijo Takuya a Teruki-.
-Maeri espérame -Esta vez dirigido a Maeri-.
- Lo haré
Teruki lo miro extrañado, no comprendía nada, e incluso llegó a creer que su compañero se estaba volviendo loco.
Por otro lado Sakoru había caído de las garras del ave, se encontraba sentado en la vereda de una calle llorando. En ese momento una joven muy triste pasó a su lado. Él la miro y la siguió. Cuando la joven se acomodó para dormir leyó sus pensamientos y por fin se propuso hablarle. Toco con sus manitos su hombro y dijo sus primeras palabras.
- ¿Quién es Takuya? - le pregunto el ángel-.
Kairi abrió los ojos, los cuales se volvieron enormes de la impresión.
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! -Gritó Kairi-.
-Kairi ¿Qué pasó? -preguntó su madre, quien corrió apresuradamente a su cuarto para acudir a su hija-.
- Me…me… me ppaaareció ver a un ángel
- ¿Un ángel?, Creo que solo fue un sueño, cálmate
- Si tienes razón, perdóname, no quise asustarte
- Está bien. Descansa.
- Si.
Con el grito de la muchacha Sakoru se había asustado y se había escondido debajo de la cama de la joven. Pero al ver que la madre de ella se fue, salió despacito del lugar. Aún así de su pequeño rostro salían lágrimas del pánico que el suceso le había provocado.
- No quise asustarte -mencionó Sakoru-.
Kairi se frotaba los ojos con las manos. No creía lo que estaba viendo. Cuando comprendió que el ángel era verdadero y que ella no estaba loca le respondió pero como aún estaba estupefacta tan solo pudo decir una palabra.
- ¿Ángel?
- No, soy Sakoru
- Pero eres un ángel.
- ¿Los ángeles tienen alas blancas? -Preguntó Sakoru-.
- Si
- entonces si
- ¿Tienes alas?, yo no las veo
Él se dio vuelta y señalo sus pequeñas alas en su espalda.
- Ya veo, pero ¿no son muy pequeñas?
- ¿Pequeñas?, todos los ángeles tienen alas de este tamaño hasta que cumplen su misión, una vez que eso ocurre las alas crecen.
- Ya veo.
- Ahora que no tienes miedo ¿me dirás quien es Takuya?
- ¿Takuya?
- Si, estabas pensando en él, ¿Quién es?
- ¿Cómo sabes que estaba pensando en él?- le dijo al pequeño ángel-.
- ¿Es que puede leer mis pensamientos? -pensó Kairi-.
- Si puedo. -le respondió Sakoru-.
- Entiendo. Él es mi príncipe, me ama tanto como yo a él…
- No mientas, se que estás mintiendo.
- ja, ja, ja, veo que también sabes cuando las personas exageran un poco. (XD)
- Dime la verdad
- Está bien, él es miembro de una banda muy conocida, llamada An Cafe, es el guitarrista, pero es el mejor, el más lindo, el más todo, ahhhhs Takuya… -suspiraba Kairi mientras le relataba a el pequeño ángel sobre su amado-.
Sakoru la miraba y escuchaba interesado en el tema.
- Pondré algo de música para que escuches
Ella prendió el radio grabador, colocó un CD y seleccionó al azar uno de los temas, “Touhikairo” comenzó a sonar estruendosamente en la habitación. Ambos bailaban y saltaban encima de la cama, disfrutando la música. Fueron cinco minutos de puro Oshare.
- Otra más -pidió Sakoru-.
- Bien. -dijo feliz ella-.
Sacó el CD y puso otro. Que empezó a percibirse en todos los rincones del cuarto, ambos empezaron a repetir la primera estrofa juntos: “Shiawase nante tsudzukanai koto
kokoro no dokoka de wakattemashita suki na kimochi kawaranai kedo
tanoshii hibi yo towa ni sayounaraa~!...”
- Me parece que te gusta mucho ¿No?
- ¡Sí!, está muy bueno, allá no hay música tan divertida.
Ella quedó mirándolo, no entendía bien a que se refería.
- Allá… ¿dónde?
- En el paraíso ¿No lo conoces?
- No (XD)
- Mmn… cierto que estás vivas, si quieres conocerlo tenés que morir, si quieres puedo desalmarte ahora mismo y volvemos juntos. ¿Quieres?
- No, gracias, eso me parece muy cruel para quienes no pueden vivir sin mi.
Se miraron un momento muy seriamente y luego rieron mucho.
- Sakoru, me alegra que hayas llegado a mi vida. Lo disfruto mucho.
- También me gusta estar contigo, es muy divertido. Pero… -su mirada se entristeció-.
-Pero ¿Qué?
- Tengo que buscar a mi hermana
- Ya veo, ¿Se perdió?
- Si y estoy preocupado por ella. - lágrimas brotaron de sus ojos celestes siguiendo las huellas de las anteriores-.
- Eres muy tierno, verás que está bien. No te preocupes, mañana empezaremos una búsqueda. Escudriñaremos por la ciudad, ya verás que la hallaremos. -decía la joven mientras secaba las lágrimas del rostro de su amigo-.
- Eres muy buena, te quiero mucho -decía Sakoru mientras la abrazaba-.
-Yo también te quiero
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/megumi_15_kami
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: TAKUxKAI   

Volver arriba Ir abajo
 
TAKUxKAI
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fanáticos del Anime :: Categorias :: Fan Fiction-
Cambiar a: